La Provincia


El Posadas quedó sin servicio de cirugía cardiovascular infantil

Un hospital que se sigue vaciando

El jefe del servicio y todo el equipo renunció por el continuo vaciamiento al que está sometido el centro sanitario nacional más importante de la zona oeste. Ayer los trabajadores confirmaron 40 nuevos despidos. La situación fue denunciada por Página/12 el 1º de septiembre. nte una nueva tanda de telegramas de despido en el Hospital Posadas, que según trascendió pondrían llegar a 80, el secretario de la Fundación Posadas y jefe del Equipo de Cirugía Cardiovascular Infantil del nosocomio, Christian Kreutzer, presentó su renuncia. Su equipo de trabajo acompañó la decisión y repitió la iniciativa. De esta manera, el Posadas ya no cuenta con cirugía cardiovascular infantil, acentuando así la crisis que atraviesa la institución y que fue revelada por PáginaI12 el 1º de septiembre pasado. “Están echando a profesionales que no tienen reemplazo y se siente en la asistencia. Están haciendo un desastre”, denunciaron desde la Asociación del Profesionales del hospital. Mensajes, audios de WhatsApp, consultas entre compañeros.

 Cuando llega el primer telegrama o alguna notificación de despido en el Posadas el miedo se expande entre todos los trabajadores, médicos y no profesionales. “Soy médico del hospital, tengo 35 años de antigüedad y está sucediendo algo terrible, están destruyendo el emblema de la salud pública”, se escucha en la voz de un hombre el mensaje que informaba de los 80 despidos y que rápidamente circuló entre los trabajadores del hospital. Desde el gremio aclararon que hasta ahora pudieron confirmar 40 despidos pero no descartan que puedan ser más, como sostiene el mensaje. “Hay cada vez más revuelo entre los trabajadores. De parte de las autoridades no nos dan información, por lo que los confirmados los vamos relevando nosotros mismos. 

Por ahora tenemos 15 nombres confirmados”, informó Luis Lichtenstein, presidente de la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (Cicop) del Posadas. El miedo a que sigan los despidos está justificado. En enero fueron cesanteados unos 122 trabajadores, la mayoría enfermeras especializadas con más de diez años de antigüedad que se habían negado a extender la jornada laboral a diez horas. Los días previos a la confirmación oficial había circulado un listado con los nombres de los empleados que no iban a contar con la renovación del contrato. Lista que finalmente se confirmó. Los despidos siguieron durante todo el año pero “por goteo”. “La semana pasado no hubo, la anterior fueron diez”, contó Lichtenstein. 

Desde el gremio contabilizan unos 300 despidos en lo que va del año, más las jubilaciones de oficio que alcanzaron a 70 trabajadores más. “Han echado a gente de internación clínica, a la única pediatra que hacía estudios funcionales en gastroentorología, al único traumatólogo de columna, especialistas en patología vesicular. 

Al principio los despidos fueron contra los enfermeros a modo de represalia por oponerse a la ampliación horaria pero ahora están echando también a profesionales que casi no tienen participación gremial”, remarcó el dirigente. Entre los despedidos de personal, el lunes 27 de agosto presentó su renuncia el director médico del Posadas, Jorge Palmieri. Según trascendió, la renuncia fue producto de las diferencias internas con los otros dos directores del Posadas que fomentaban la reducción de los servicios del hospital y el ajuste de personal. “El jefe del Equipo de Cirugía Cardiovascular Infantil renunció porque se cansó. En los últimos días le sacaron a los recuperadores, que son los técnicos de cirugía cardiovascular”, señaló Lichtenstein. 

“No hay información oficial sobre las cesantías. Algunos fueron a poner su huella para ingresar y les dijeron que se retiren porque estaban desvinculados. Otros recibieron telegrama. Pero en ningún caso el telegrama especificaba que la cesantía era por incumplimiento horario, como difundió el Ministerio”, dijo en referencia a la ahora degradada Secretaría de Salud. Cada semana los médicos salen a la puerta de hospital para hacer la “ronda de los miércoles”, una marcha en la entrada del centro de salud para rechazar la política de ajuste de personal. Ayer al mediodía la ronda fue masiva, participaron más de 400 trabajadores. “Mi cuñada es médica en el Posadas y en su hora de almuerzo decidió con sus compañeros salir a caminar para manifestarse por la falta de insumos. Hoy la echaron”, escribió en Twitter un usuario que compartió la foto del telegrama de despido. 

 Desde el gremio denunciaron también el aumento de persecución sindical contra los delegados e integrantes de la comisión interna. “Nos quitaron el descuento automático de cuota sindical con la clara intención de desfinanciarnos, nos quieren desalojar de una de las sedes, en marzo nos descontaron hasta el 70 por ciento del sueldo y despidieron a 17 delegados”, agregó Lichtenstein. Según los trabajadores, los despidos comenzaron a sentirse en la atención en un claro “deterioro asistencial” del hospital insignia de Morón. “Si no se le pone un freno esto se va a profundizar, hay un plan para privatizar el hospital e implementar la famosa cobertura universal de salud”, remarcó el dirigente.